Suba de tasas en Estados Unidos amenaza a la Argentina

Suba de tasas en Estados Unidos amenaza a la Argentina

29 enero, 2018 Desactivado Por Redaccion

La noticia relevante del mundo financiero en el arranque de la semana no pasó esta vez por la cotización del dólar (que abrió mucho más calmo), sino por el salto en la tasa del bono norteamericano a diez años. El ajuste la llevó hasta 2,7% anual, su mayor valor desde marzo de 2014 y bien lejos del nivel de 2,3% que mostraba a fines de 2017.

Se trata de la tasa de referencia que utilizan todos los emisores de deuda de países emergentes. Por eso, un ajuste de estas características puede representar un aumento en el costo del endeudamiento. El tema es especialmente relevante para países como la Argentina que precisan emitir una gran cantidad de deuda para financiarse en 2018 y los años subsiguientes.

El aumento de los rendimientos del bono a diez años en EEUU hasta 2,7% anual encarece el financiamiento para la deuda de países emergentes

De hecho, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, apuró una colocación de USD 9.000 millones en la primera semana del año, aprovechando las condiciones calmas del mercado internacional y también que la tasa norteamericana se encontraba “planchada”. El timing resultó perfecto, teniendo en cuenta el ajuste de las últimas semanas y especialmente el que se está produciendo en estas horas.

No solo el Gobierno precisa emitir más deuda en los mercados (son USD 30.000 millones en el año), sino también las provincias y en especial las empresas. Todos podrían verse afectados si el rendimiento del bono americano a 10 años continúa con esta tendencia al alza.

Por ahora el flujo de financiamiento para países emergentes, incluyendo la Argentina, continúa fluido. No se ve peligro de un corte abrupto, pero sí un aumento del costo de endeudamiento

Estos movimientos se adelantan, en realidad, a nuevas subas de la tasa de interés de corto plazo que decidirá la Reserva Federal norteamericana. Según adelantaron sus autoridades, serán tres aumentos de 0,25% anual, con lo que tiene sentido que los bonos más largos también tengan una suba de rendimientos.

Con todo, la situación por ahora está lejos de ser dramática, porque sigue habiendo financiamiento fluido para mercados emergentes. Pero los inversores pedirían un “premio” mayor para comprar deuda de países considerados riesgosos.