Así lo aseguró el mandatario luego del encuentro que se realizó en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada. Firmaron todas las provincias, menos San Luis

El presidente Mauricio Macri logró el consenso de los gobernadores para impulsar y aplicar una reforna tributaria: luego de garantizarle a las provincias un bono del 15% para compensar las deudas con Nación, hubo acuerdo general para un “pacto fiscal hacia la reducción sistemática del déficit” salvo la provincia de San Luis, según advirtió el propio Jefe de Estado tras la reunión.

“Este es el punto de partida. Ahora las cosas se ponen sobre la mesa, la verdad es lo que vale”, afirmó Macri. Previo al encuentro oficial del mandatario con los gobernadores, hubo una reunión de negociación encabezada por los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Nicolás Dujovne (Hacienda) en la cual el Gobierno limó las asperezas que generó el proyecto del Ejecutivo.

“Cada vez que reduzcamos gastos corrientes vamos a tener la posibilidad de invertir, pero silmultáneamente hay que bajar los impuestos”, aseguró el Jefe de Estado que, además, se refirió a la situación del empleo público y los altos salarios: “Si le competimos con salarios más altos, el sector privado no va a poder generar empleo genuino, más teniendo en cuenta que tenemos una paritaria por delante”.

También dijo que es necesario “estudiar el tema de las jubilaciones de privilegio”. “Acá tenemos una responsabilidad enorme”, planteó

Los gobernadores fueron llegando a Casa Rosada durante el trancurso de la mañana. Los primeros en llegar fueron Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Lidia Corpacci (Catamarca), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Gerardo Morales (Jujuy).

Más tarde fueron llegando Juan Manuel Urtubey (Salta), Miguel Ángel Lifschitz (Santa Fe), Rosana Bertone (Tierra del Fuego) y Juan Schiaretti (Córdoba), Juan Manzur (Tucumán), Omar Gutiérrez (Neuquén), Hugo Passalacqua (Misiones), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Alberto Weretilneck (Rio Negro). También, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el vicegobernador de San Luis, Carlos Ponce, que adelantó que no firmará la reforma. Otro que se encuentra presente es Pablo González, vicegobernador de Santa Cruz, al igual que María Eugenia Vidal (Buenos Aires), una de las últimas gobernadores en llegar junto con Ricardo Colombi (Corrientes).

Tras el encuentro de la semana pasada del jefe de Estado con casi todos los gobernadores -faltaron Alicia Kirchner, Omar Gutiérrez y Alberto Rodríguez Saá-, el Gobierno cerró así el capítulo de las reformas, que se aceleraron tras las elecciones del mes pasado en las que el oficialismo obtuvo un contundente respaldo en las urnas.

Los mandatarios provinciales durante la reunión de la semana pasada

Ayer, Frigerio ya había adelantado el trabajo para lograr el consenso con los gobernadores: “Estamos muy cerca de cerrar el acuerdo fiscal con las provincias. Casi todos los puntos están acordados” , dijo Frigerio al salir de la reunión en el CFI. No fue lo mismo que opinaron algunos gobernadores del PJ como Sergio Uñac (San Juan) o Lucía Corpacci (Catamarca), entre otros. En el medio del optimismo y pesimismo moderado, hubo una gran cantidad de mandatarios que se apoyaron en la frase “hay voluntad política para acordar”.

La discusión venía con dos puntos de tensión todavía insalvables: los fondos millonarios por juicios a la Nación que reclaman las provincias y la actualización del Fondo de Reparación Histórica del Conurbano que pide la administración bonaerense.

Por un lado, el Gobierno aspiraba a que los gobernadores desistan de los juicios cruzados entre la Nación y las provincias. Son 56 procesos que podrían significar hasta $340.000 millones y no todos los representantes de las provincias están dispuestos a ceder.

El segundo conflicto tenía que ver con que la Casa Rosada está dispuesta a compensar a la administración de María Eugenia Vidal con los $65.000 millones de pesos anuales que reclama para esa partida especial. En este caso, el dinero saldría de las arcas del Estado nacional, pero este es un tema que genera mucha crispación entre los gobernadores del PJ.

Tras la larga reunión de ayer, el gobernador peronista de Córdoba, Juan Schiaretti, afirmó: “Estamos cerca de lograr un acuerdo porque se han acercado las partes. Mi impresión es que con un poquito de sentido común se podrán resolver las pequeñas diferencias y llegar a un acuerdo” porque “hay buena voluntad de todas las partes”.

En una línea similar se expresó el mandatario de Salta, Juan Manuel Urtubey, quien aseguró que el “90% está para firmar”. “La idea es firmar un acuerdo de verdad, con letra chica, escrito, con todos los datos porque no es un acuerdo de buenas intenciones”, agregó.

También los peronistas Gustavo Bordet (Ente Ríos) y Sergio Uñac (San Juan) remarcaron que “algunos puntos se resolverán mañana (por hoy)”, pero ambos se mostraron optimistas hasta con el acuerdo sobre el Fondo del Conurbano en el marco de discusión federal de la distribución de los recursos. En ese sentido, Bordet afirmó: “Avanzamos mucho en todos los puntos que teníamos diferencias aunque todavía hay algunas cuestiones técnicas que tenemos que resolver, pero creo que podemos avanzar en un acuerdo y por eso soy optimista”.

Por parte de los gobernadores oficialistas, al retirarse de la maratónica reunión, el mandatario jujeño Gerardo Morales (Cambiemos) reafirmó que las negociaciones “están avanzando” porque hay un “buen camino del diálogo”, ya que además “cada provincia tiene temas puntuales que resolver”.

En el global del paquete de reformas que impulsa Macri con los gobernadores hay muchos puntos que ya se cerraron. Entre otros, incluir el financiamiento del déficit de las cajas previsionales no transferidas; la derogación del artículo 104 del Impuesto a las Ganancias; la ley de cheque al 100% para el Anses; una rebaja de impuestos distorsivos y la idea de acompañar la ley de responsabilidad fiscal que impulsa Macri.

En relación a los ingresos brutos, hoy hubo un consenso para que haya una baja gradual de ese gravamen, que la actividad primaria quede exenta y que al comercio se le grave en un 5%.

La actividad en el CFI comenzó por la mañana con una reunión de los ministros de Economía de las provincias y al mediodía comenzó la de los gobernadores que, con la llegada más tarde de Urtubey, llegaron a ser 20. La gran ausente fue la Provincia de Buenos Aires, ya que no estuvo su gobernadora María Eugenia Vidal ni representante alguno. Los gobernadores que no estuvieron presentes, pero enviaron a un representante fueron solo cuatro: Santa Cruz, Santiago del Estero, Chaco y San Luis.  También hubo dirigentes peronistas que asistieron al encuentro en el CFI, como el jefe de la bancada peronista en el Senado, Miguel Pichetto; el senador Juan Manuel Abal Medina; el diputado nacional Diego Bossio y el ex diputado nacional Jorge Yoma, entre otros.

http://multimediosgaravano.com/wp-content/uploads/2017/11/517315.jpghttp://multimediosgaravano.com/wp-content/uploads/2017/11/517315-150x150.jpgRedaccionNacionalesAsí lo aseguró el mandatario luego del encuentro que se realizó en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada. Firmaron todas las provincias, menos San Luis El presidente Mauricio Macri logró el consenso de los gobernadores para impulsar y aplicar una reforna tributaria: luego de garantizarle a las provincias un bono...Multimedios Garavano Noticias Paso de los Libres