Fiscal pidió la indagatoria del “gendarme carancho”

Fiscal pidió la indagatoria del “gendarme carancho”

9 noviembre, 2014 Off By Redaccion

Es por el episodio en que intentó simular ser atropellado por un manifestante sobre el volante sobre la Panamericana el 30 de julio pasado. También para un ex coronel quien era asesor de la cartera de Seguridad.

0011509557

Las imágenes hablaron por sí solas. Un gendarme tomó impulso, corrió hacia el vehículo de un manifestante que circulaba a la altura del kilómetro 31,375 de la Panamericana el 30 de julio, y se tiró sobre el capot, intentando simular que era atropellado por aquel.
Pero el acting no terminaba ahí: mientras el gendarme Juan Alberto López Torales simulaba quedar herido por el “impacto” recibido, el ex coronel Roberto Galeano, quien para ese momento era asesor del Ministerio de Seguridad, daba órdenes: “dale, bajalo a los palazos carajo!!”. Christian Romero, el manifestante, era tirado al asfalto, golpeado, apretujado por entre cinco gendarmes, y finalmente detenido.
El nuevo fiscal que tiene la causa, Rodolfo Domínguez, pidió la indagatoria de López Torales y del ex coronel Galeano, así como de otros dos gendarmes. Los acusó por falso testimonio, pues ellos en el acta de procedimiento aseguran fue el manifestante de Lear quien embistió al primero, por falsedad ideológica y privación ilegal de la libertad.
Galeano, quien de civil impartía órdenes a los gendarmes, es un ex coronel que estuvo en las Malvinas con Mohamed Ali Seineldín, fue jefe de Inteligencia del Cuerpo de Ejército de Córdoba, y de Contrainteligencia en la Dirección de Inteligencia del Estado Mayor General del Ejército, según consignó al conocerse las imágenes, Página 12.
Tras el escandaloso episodio, el secretario de Seguridad Sergio Berni echó a Galeano.
Según fuentes judiciales informaron a Infobae, en la acusación que presentó el fiscal ante la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo Salgado, fue un procedimiento fraguado. Tuvo en cuenta la contundencia de las imágenes, hecha públicas semanas después, y varias declaraciones testimoniales en ese sentido.
La causa se originó en la justicia de instrucción. Llamativamente, el fiscal de Diego Molina Pico había imputado sólo al manifestante, no así al gendarme, por resistencia a la autoridad y lesiones culposas. Incluso, lo hizo teniendo las contundentes imágenes aportadas por la defensa al pedir el sobreseimiento de Romero.
El 4 de agosto, cinco días después del incidente, Romero denunció en un escrito presentado ante el fiscal Molina Pico: “estuve desde pasadas las 9 de la mañana, hasta las 19:15 horas incomunicado, agraviado, calumniado, amenazado, y golpeado en reiteradas oportunidades”. Junto con el escrito, aportaron las imágenes.
Molina Pico se declaró incompetente y la investigación ahora pasó al fuero federal, y las fuentes consultadas por Infobae aseguran que el nuevo fiscal acompañará el pedido de sobreseimiento que hicieron los abogados del manifestante.
Myriam Bregman, abogada querellante en la causa y dirigente del PTS, aseguró a Infobae que la resolución de la jueza Arroyo Salgado de sacar a la Gendarmería fue “porque está demostrada que es una fuerza que no sabía negociar con los manifestantes, sino que iba a la represión directa sin garantizar el derecho a protesta“. La jueza “ahora tiene pendiente para resolver las demás medidas que pedimos el fiscal y la querella, como es investigar a Galeano, a López Torales y a todos los responsables de la represión”.
Mientras la jueza evalúa si los cita a indagatoria, se realizan varias medidas de prueba que tienen que ver con el contexto en que ocurrió el incidente, pues desde mayo trabajadores despedidos por la autopartista Lear realizan manifestaciones sobre la Panamericana.
La jueza Arroyo Salgado ordenó esta semana al Ministerio de Seguridad que retire a la Gendarmería como fuerza que interviene en los operativos anti piquetes y sea reemplazada por otra. En su fallo, tuvo en cuenta que el 23 de octubre pasado unos 50 manifestantes heridos de bala, 13 de ellos hospitalizados y se generó “una situación de serio riesgo para la vida e integridad de los manifestantes y los periodistas”.
Incluso, ese día el diputado nacional Nicolás del Caño (PTS-FIT) recibió siete perdigones, por lo que denunció al secretario de Seguridad, Sergio Berni, y a Gendarmería por la brutal represión.
En el marco de ese conflicto, Arroyo Salgado sigue realizando medidas de prueba, incluso el pasado viernes le tomó declaración testimonial a un jefe de asesores del Ministerio de Trabajo para que expliqué qué se hizo para solucionar el conflicto de los trabajadores con la empresa estadounidense Lear.